El CESE pide a la Comisión Europea y a los Estados miembros que apliquen los sistemas de regulación fiscal y los regímenes tributarios existentes a la economía colaborativa y a la economía digital.

«El marco jurídico debe conducir a un régimen tributario justo y equilibrado para todas las actividades económicas y los modelos empresariales, sin restringir la capacidad de la economía colaborativa para generar empleo
y crecimiento», afirma Giuseppe Guerini (Actividades Diversas – Italia), ponente del dictamen del CESE sobre la fiscalidad de la economía colaborativa, aprobado el 19 de octubre.

La normativa fiscal actual no tiene debidamente en cuenta los nuevos modelos empresariales y actividades económicas. Esto genera incertidumbre jurídica y fiscal, distorsiona la competitividad y conduce a una pérdida de ingresos. Para atajar estos problemas, el CESE insta a las autoridades nacionales a que intensifiquen su cooperación y adapten sus reglamentaciones, aunque considera que solo un enfoque verdaderamente europeo permitirá abordar adecuadamente la economía digital. Para el coponente, Krister Andersson (Empresarios – Suecia), «las autoridades europeas deben hacer todo lo posible por desarrollar formas de cooperación internacional fuera de Europa al objeto de establecer algunas normas básicas para una auténtica economía digital».

Aunque las nuevas tecnologías facilitan e impulsan la economía colaborativa, el CESE considera importante evaluarla en su totalidad, sin equipararla con la economía digital. El CESE considera que la introducción de un umbral de renta razonable podría ayudar a regular la fiscalidad de los ingresos y opina que se debería informar mejor a los ciudadanos sobre las obligaciones fiscales.

Los responsables políticos y los legisladores de la UE también deben garantizar la protección de los consumidores, los trabajadores y los proveedores de servicios, así como de la privacidad y los datos personales.