• COFACE Families Europe se ha unido a una coalición de sindicatos, organizaciones contra la pobreza y ONG ambientalistas comprometidas a unir esfuerzos para combatir la pobreza energética y defender el derecho a las energías renovables para todos.
  • ASGECO ostenta la vicepresidencia de la Confederación de Asociaciones Europeas de la Unión Europe, COFACE Families Europe.
  • El año pasado, ASGECO fue al Congreso para explicar al Grupo Socialista sus propuestas sobre pobreza energética y bono social.

Las cifras sobre la pobreza energética en Europa son alarmantes. Hasta 125 millones de europeos no pueden calentar adecuadamente sus hogares. 80 millones viven en hogares húmedos. El exceso de muertes invernales representa 200.000 muertes cada año, la mitad de ellas directamente vinculadas a hogares fríos.

La pobreza energética puede explicarse por tres causas interconectadas: los altos precios de la energía, los bajos ingresos y la ineficiencia energética de las viviendas (lo que representa un asombroso 75% del parque inmobiliario de la UE). La pobreza energética afecta primero a las poblaciones más vulnerables: las personas mayores, los niños y los hogares monoparentales (mujeres que representan el 80% de ellas). La superación de esta apremiante cuestión social requerirá un enfoque político holístico, que vincule la política social y ambiental. La crisis económica, las políticas de austeridad y la creciente precariedad del mercado de trabajo siguen siendo los principales motores del aumento de la pobreza en Europa, sin embargo, es crucial reconocer el papel de las políticas energéticas en el surgimiento de esta cuestión.

El acceso a una energía asequible, confiable, sostenible y moderna ha sido identificado como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. La pobreza energética también es cada vez más reconocida por las instituciones europeas. En 2009, se incluyó en la legislación europea y en el paquete 2030 de la Comisión de Energía Limpia para Todos los Europeos. La conciencia también está aumentando a nivel nacional, a medida que más y más organismos públicos, organizaciones y movimientos sociales profundizan su comprensión de la especificidad de la pobreza energética (ver las propuestas de ASGECO para luchar contra la pobreza energética). Pero la toma de conciencia por sí sola no se cumplirá: es hora de que la acción política combata la pobreza energética a nivel europeo.

Abordar la pobreza energética requiere transformar nuestros sistemas energéticos. El aumento de la eficiencia energética, a través de los esfuerzos de renovación masiva en toda Europa, y el cambio a la producción de energías renovables por los ciudadanos y las comunidades, tienen un papel clave que desempeñar para reducir la pobreza energética. Las políticas de la UE deben garantizar que las personas, en particular los hogares de bajos ingresos, puedan formar parte de la transición y beneficiarse de ella y no se dejen de lado. Todos los ciudadanos deben tener acceso a energía asequible y renovable, así como viviendas  energéticamente eficientes.