AC_dibujo

  • Tribuna de Ana Isabel Ceballo Sierra, presidenta de ASGECO Confederación, para el estudio 2015 “Hacia la recuperación de la demanda interna: factores de aceleración – #2. RENTA DISPONIBLE Y CRÉDITO AL CONSUMO” de Genworth Financial
  • Pueden consultar las otras tribunas así como el estudio sobre la percepción de los consumidores en la versión PDF descargable del panel

  panel_de_expertos_genworth_2015-1– Aunque algunos parámetros macroeconómicos han mejorado, a escala micro la economía española sigue manteniendo graves problemas que deben solucionarse lo antes posible para que no lastren la reactivación del consumo interno.  – A pesar de la mejoría de estos indicadores, el factor clave para la reactivación del consumo interno es la confianza y la percepción de la población sobre su situación y perspectivas. En este sentido, aún no se ha registrado un cambio positivo sustancial entre los ciudadanos. – Incentivos fiscales dirigidos a los empleadores, la corrección de unos costes energéticos desorbitados y una estrategia industrial que facilite la reducción del paro y la integración laboral del talento más joven son algunas de las medidas más urgentes que deberían implementarse para mejorar la economía, y por tanto los índices de confianza de la población.

Renta disponible

El principal problema de la renta disponible en España no es tanto la renta básica sino la seguridad laboral. Estamos acostumbrados a tener una fórmula de empleo muy segura y somos un país muy funcionarial. En este contexto, introducir el modelo más anglosajón de movilidad laboral es muy complicado, sobre todo entre las generaciones mayores.

A pesar de no ser lo más importante, la renta básica juega un papel relevante en la sociedad española, porque ayuda a sacar a la gente de la exclusión social, y en un país desarrollado como el nuestro no es aceptable que tengamos estos niveles de pobreza.

En relación al consumo interno, creo que un factor clave es la percepción de la gente sobre su propia seguridad laboral y financiera. En relación a 2014, esta percepción ha mejorado, aunque no en el grado apuntado por algunas encuestas. La realidad diaria de la calle y las cooperativas de consumidores nos transmiten que sigue habiendo mucha contención y que se ven obligados a rebajar mucha oferta para seguir peleando.

No existe todavía un cambio real del optimismo de los españoles. La gente aún no percibe en su bolsillo las mejorías de la situación económica y sigue sin poder llegar a final de mes. Hemos dejado de ir al teatro, de ir al cine, y todo esto perjudica el consumo interno.

Medidas fiscales urgentes

Es fundamental promover un conjunto de cambios fiscales, especialmente necesarios en una sociedad como la nuestra, muy influida por la fiscalidad. Estos incentivos fiscales deben dirigirse más a los empleadores que los consumidores, priorizando la generación de un empleo más estable.

Ahorro

Los españoles no tienen, hoy por hoy, capacidad de ahorro. Según las estadísticas la capacidad de ahorro ha aumentado, pero estos datos son muy cuestionables sobre todo cuando hacen referencia a una clase media/media baja, que no cuenta con posibilidades de ahorro, entre otras cosas, porque deben ayudar a hijos que, en muchas ocasiones, se encuentran en situaciones laborales complicadas.

Otro de los frenos para la recuperación de la demanda interna está en los costes energéticos en España, muy por encima de lo que muchas familias pueden pagar. Además, se producen situaciones que consideramos injustas, como que la administración disponga de 4 meses para pagar una factura mientras que los consumidores tienen 2 meses como máximo. La pobreza energética conlleva además un trauma y una exclusión social muy importantes. Estoy convencida que un cambio de gobierno supondría una rebaja de estos costes, ya que todos los partidos de la oposición se han comprometido a revisarlo.

6M2A6714-Editar

El papel de la banca

Las noticias de los medios internacionales sobre nuestra banca no son optimistas. Se refieren a la existencia de un agujero todavía grande y a problemas de solvencia y liquidez. En este escenario los bancos seguirán siendo muy prudentes y concederán crédito solo con plenas garantías.

Otro grave problema en el mercado de crédito es que todos los préstamos estén referenciados al Euribor, que no podrá mantenerse por mucho tiempo en los mínimos actuales.

Nos hubiera gustado que no se hubiese desmantelado el sistema de cajas y de la banca cooperativa. Para paliarlo, sería deseable que surgiera otro movimiento paralelo a la banca privada, más pendiente de las personas que de los accionistas. La banca tiene, además, otros problemas que debe solucionar, relacionados con su reputación, ya que la gente sigue viendo la banca como parte responsable de la crisis.

El principal problema sigue siendo el paro

El principal problema de España es el paro, a pesar de una mejora reciente en este sentido. Al preocupante número de parados, se debe añadir una generación muy perdida, que no está preparada para ingresar en un nuevo mercado y que es difícilmente recuperable. Este será el gran problema que deberemos afrontar en los próximos años.

España necesita un plan industrial de futuro. La construcción, un sector que concentraba mucha ocupación, no puede ser la alternativa en los próximos años, es necesario un plan B. Por ejemplo, España ha sido durante muchos años un referente en energías renovables, una industria muy rentable, cuyo mantenimiento no necesita de una excesiva formación pero que hemos dejado de lado.

Es fundamental que el Gobierno lidere una estrategia a medio plazo que ofrezca salidas al talento joven de nuestro país: ingenieros, investigadores… Hay que construir un país para nuestros jóvenes.

Los datos macroeconómicos empiezan a ser positivos, pero hay toda una microeconomía por detrás que mantiene una parte importante de sus problemas, que son los que debemos solucionar.

En síntesis…

  1. La economía/sociedad española sigue manteniendo graves problemas que deben solucionarse para que no lastren la reactivación del consumo interno.
  2. La confianza y la percepción de la población sobre su situación y perspectivas son elementos clave para el consumo.
  3. Las noticias de los medios internacionales sobre nuestra banca no son optimistas, y en este escenario los bancos seguirán siendo muy prudentes y concederán crédito solo con plenas garantías.
  4. El principal problema de España es el paro, a pesar de una mejora reciente en este sentido. Al preocupante número de parados, se debe añadir una generación muy perdida, que no está preparada para ingresar en un nuevo mercado y que es difícilmente recuperable.

6M2A6513