• Llega una nueva ola de fuerte calor en un año particularmente seco en gran parte del país. Los embalses se sitúan al 52,54% de su capacidad, en unos niveles claramente menores que los del año pasado en la misma época (70,43%) o que la media de los 10 últimos años (69,28%).
  • El consumo medio de agua de los hogares españoles disminuye regularmente desde hace varios años, aunque haya aumentado un 1,5% en 2014 (último dato disponible publicado por el INE a finales de 2016). Sin embargo, todavía se sitúa en 132 litros por habitante y día, frente a los 25 que se consumen en países en desarrollo y los 80 litros que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para cubrir las necesidades vitales y la higiene personal.
  • Desde la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, consideramos fundamental seguir con la concienciación y la adopción por parte de los consumidores de medidas para mantener un consumo racional de agua ante el déficit crónico que padecemos en España.
  • Aunque el consumo doméstico representa el 69,6% del consumo total de agua en España, ASGECO Confederación considera que con estas medidas los ciudadanos no sólo contribuirán a la conservación de este bien tan preciado, sino que además el consumidor podrá apreciar un ahorro considerable en su factura mensual (su precio aumentó un 3,3% en 2016, a 1,89 euros por metro cúbico).

Las medidas que aconseja ASGECO son las siguientes y se pueden adoptar todo el año tanto en el hogar, en la oficina como en nuestro lugar de vacaciones:

1.- Cerrar el grifo de forma segura, ya que un simple grifo que gotea puede derrochar más de 90 litros por semana. Es recomendable usar grifos monomando dotados de difusores y demás mecanismos de ahorro.

2.- La lavadora y el lavavajillas no deben utilizarse cuando estén a media carga. Eligiendo electrodomésticos de alta eficiencia (etiqueta ecológica y de eficiencia energética “A+++”), se puede ahorrar un 50% del consumo de agua y electricidad en cada lavado.

3.- Tomar una ducha en lugar de un baño supone un ahorro de hasta 30.000 litros al año. Si además se utiliza un cabezal de ducha de bajo consumo se reducirá aun más la cantidad de agua utilizada.

4.- Al afeitarse, lavarse los dientes o fregar los platos, hay que procurar no dejar el grifo abierto, ya que se ocasiona un gasto inútil de más de 10.000 litros al año.

5.- No se debe utilizar el inodoro como papelera ni cenicero. Es aconsejable instalar una cisterna con sistemas de doble descarga y de interrupción de descarga, lo que permitiría ahorrar más de 6 litros en cada uso.

6.- Reparar inmediatamente las fugas. Diez gotas de agua por minuto suponen 5.000 litros de agua al año desperdiciados.

7.- Es importante lavar los vehículos en los lavaderos automáticos, ya que están adaptados para hacer un uso eficiente del agua.

8.- Descongelando los alimentos a temperatura ambiente, y nunca bajo el grifo, se ahorran 15 litros. Lavando la fruta y la verdura en un bol se ahorran 10 litros.

9.- Elija plantas autóctonas para su jardín o sus macetas, ya que están adaptadas al clima local. Regar al anochecer evita pérdidas por evaporación.

10.- Conciencie a sus familiares y amigos para que ellos también sigan estos sencillos consejos de cara a poder fomentar todos juntos un consumo sostenible de este recurso primordial que es el agua.

 

Con estas pautas, la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, pretende que el consumidor tome conciencia de este problema cada vez más agudo y que, de forma individual pero también colectiva, animando a sus familiares y colegas, intente seguir estos patrones de comportamiento para contribuir al ahorro de un bien que puede llegar a ser escaso si no ponemos todos de nuestra parte.