• A pesar de una feroz oposición de la industria envasadora representada en Ecoembes, la disposición que promueve el SDDR en el archipiélago ha sido aprobada en el Parlamento.
250x160x-canariasLa disposición adicional a la Ley 1/1999 de residuos de Canarias que promueve la implantación de un Sistema de Retorno de Envases (SDDR) fue aprobada el pasado miércoles en el Parlamento insular. Con esta medida, el máximo órgano representativo del archipiélago mantiene su decisión de implantar un SDDR para evitar que, cada día, millones de envases sigan enterrándose en vertederos o abandonándose por todo el territorio. Sin embargo, la presión ejercida en las últimas semanas por Ecoembes, representante principalmente de la industria envasadora, ha sido tal que la propuesta inicial para la implantación de un Sistema de Retorno de envases se ha rebajado y retrasado. Esta oposición frontal a los nuevos modelos de gestión de residuos y en especial al SDDR, implantado con rotundo éxito en Europa en países como Alemania, Noruega o Dinamarca y más de 40 regiones del mundo y que demostró su eficacia en nuestro país en la prueba piloto realizada en Cadaqués, responde al interés particular de un sector industrial por mantener el sistema actual, cada vez más cuestionado por su ineficacia. Con esta aprobación, se abre un nuevo panorama en el archipiélago. El nuevo texto condiciona la puesta en marcha de Sistema de Retorno a la consecución por los SIGs (el sistema de contenedores) de unos objetivos imposibles de cumplir pero fáciles de maquillar. Por lo tanto, queda ahora en manos de las autoridades canarias, con el apoyo de la sociedad civil, el poner en marcha los instrumentos y medidas de control para asegurar unos datos rigurosos que permitan implantar el Sistema de Retorno, una necesidad imperiosa para Canarias. Además, diferentes sectores industriales y económicos también se suman a la demanda de un SDDR para el aprovechamiento y la gestión eficiente de los residuos, en el marco de los sistemas de economía circular que procura que los recursos no se conviertan en residuos. Y es que esta decisión del Parlamento canario pone las bases para revertir la insostenible gestión actual de los residuos en Canarias donde, como muestra, más de 25 vertederos insulares están denunciados por la Comisión Europea en diferentes procesos, al mismo tiempo que los índices de recogida selectiva de envases se sitúan entre el 15%, de acuerdo con los datos de un estudio de caracterización realizado recientemente, y el 4% según otro informe publicado en julio de este año por la plataforma ‘La incineración no es la solución’. “Esperamos que la administración canaria no ceda ante los intereses individuales de un sector industrial poderoso que realiza un maquillaje grosero de los datos reales y facilite la implantación de un Sistema de Retorno, primando así los beneficios sociales, ambientales y económicos de todos los canarios”, han solicitado los impulsores de Retorna, que al mismo tiempo se ponen a disposición de los dirigentes y ciudadanos de Canarias para impulsar definitivamente el SDDR, que genera empleo verde, consigue índices de reciclaje de hasta el 98% y reduce drásticamente el abandono de envases y los residuos marinos. Canarias está ante la oportunidad de colocarse a la vanguardia del reciclaje y reutilización en el estado español, donde se abandonan, incineran o llevan a vertedero 28 de los 51 millones de envases que los productores de bebidas ponen en el mercado cada día.
FuenteRetorna