• Resultados del estudio de evaluación de COFACE Families Europe sobre los desafíos y las necesidades de los cuidadores familiares en Europa;
  • Las medidas de apoyo y los servicio pueden dirigirse a las propias personas dependientes, y también a sus cuidadores familiares (conciliación, respiro familiar, subvenciones, etc.);
  • El 80% del cuidado en Europa recae sobre los cuidadores familiares;
  • La oferta de servicios a las personas debe desarrollarse y profesionalizarse;
  • Necesita una estabilidad financiera, cómo demostró el ;
  • Asociaciones, cooperativas, autónomos y empresas privadas, deben poder ofrecer sus servicios en igualdad de condiciones.

 

La Confederación de Asociaciones Familiares de la Unión Europe, COFACE Families Europe, en la cual esta esta integrada ASGECO, ha lanzando su informe “¿A quién le importa? Estudio sobre los desafíos y las necesidades de los cuidadores familiares en Europa” en el Parlamento Europeo con las eurodiputadas Olga Sehnalova (S&D) y Marian Harkin (ALDE), ante una delegación mixta de miembros del Parlamento Europeo, representantes de la Comisión Europea, gobiernos nacionales, los “perros guardianes” de la sociedad civil y los interlocutores sociales.

Con más de 1.000 respuestas de cuidadores familiares en 16 países europeos, el informe proporciona una mejor comprensión de la situación en Europa y ofrece recomendaciones políticas directas de los cuidadores familiares para satisfacer mejor sus necesidades y abordar su exclusión social. Los cuidadores familiares llenan una brecha importante en la provisión de asistencia social y brindan apoyo a sus discapacitados, parientes mayores o sus hijos con enfermedades crónicas o necesidades complejas.

Una cosa está clara: la situación actual, en la que el 80% del cuidado en Europa recae sobre los cuidadores familiares, que se quedan sin compensación financiera adecuada, derechos sociales o un plan de pensiones, simplemente no es sostenible.

El 85% de los cuidadores son mujeres y 1 de cada 3 encuestados brinda cuidados intensivos de más de 56 horas por semana. Los cuidadores familiares son la fuerza de trabajo invisible de Europa y representan uno de los grupos socialmente excluidos más silenciados. Más del 70% de los encuestados no reciben ninguna compensación financiera por su trabajo y casi dos tercios no tienen acceso a ningún tipo de beneficios sociales. Además, la pobreza es una gran amenaza para los cuidadores: 1 de cada 3 encuestados afirmó que tenía dificultades para llegar a fin de mes como consecuencia de su rol de cuidador. Dado que a menudo no hay horarios flexibles en el lugar de trabajo, muchos cuidadores familiares enfrentaron desafíos para conciliar el trabajo con la atención y tuvieron que dejar su trabajo o reducir sus horas de trabajo.

Es necesario satisfacer las necesidades de los cuidadores familiares mediante medidas específicas en todos los países europeos, ya que ningún país se destacó por proporcionar el apoyo adecuado. La inversión en los servicios de apoyo basados ​​en la comunidad del siglo XXI y las medidas de apoyo familiar, con especial atención a las políticas de equilibrio entre el trabajo y la vida personal, contribuirían en gran medida a la inclusión social y el bienestar de todas las familias. La recientemente propuesta Directiva de conciliación laboral y vida bajo el Pilar Europeo de Derechos Sociales es un buen primer paso en esta dirección y, por lo tanto, COFACE Families Europe aboga por su pronta adopción.

El estudio completo ‘¿A quién le importa? Estudio sobre los desafíos y las necesidades de los cuidadores familiares en Europa’ está disponible en inglés en línea. Para descargarlo, haga clic aquí

Hashtag de la publicación: #FamilyCarersEU