El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad/ Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo su contenido responsabilidad exclusiva de ASGECO

Recambios

PIEZAS Y RECAMBIOS. TALLERES

El crecimiento del comercio mundial de componentes electrónicos ha traído consigo un aumento considerable de la circulación de productos falsificados, y los informes sobre las piezas electrónicas falsificadas se han disparado de forma dramática en los últimos años. Actualmente, podemos encontrar desde falsificaciones de fusibles, cables y cortacircuitos hasta falsificaciones de componentes de automóviles o de aviones.

AUNQUE POR SU ASPECTO Y SU EMBALAJE ESTAS FALSIFICACIONES PUEDAN PARECER GENUINAS, SE TRATA DE PRODUCTOS DE UNA CALIDAD INFERIOR QUE NO HAN PASADO LOS CONTROLES NECESARIOS, Y PUEDEN REPRESENTAR UN GRAVE PELIGRO PARA LA SEGURIDAD, LLEGANDO A CAUSAR ACCIDENTES, EN ALGUNOS CASOS, MORTALES.

En general, los productos electrónicos falsificados son muy difíciles de identificar para los consumidores, ya que los componentes están en el interior de los productos y sistemas. Poca gente abre los aparatos para inspeccionar las piezas que los componen, y, de hacerlo, pocos serían capaces de distinguir una pieza original de una falsa.

El proceso de la falsificación comienza con la acumulación de artículos electrónicos desechados, en recicladoras poco éticas que hacen pasar las piezas viejas y defectuosas por nuevas, aplicándolas un revestimiento negro casi idéntico a la capa de acabado original y volviéndolas a etiquetar con las marcas originales. Sólo es necesario, en la mayoría de los casos, que la pieza falsa pase desapercibida por el intermediario inmediato para que entren en las cadenas de suministro. Una vez el componente funciona lo suficiente como para pasar alguna prueba básica, centrada fundamentalmente en la detección de defectos accidentales y fallos de diseño, éste se integra en el producto, haciéndose casi invisible para el resto de empresas del proceso de fabricación. Éste procedimiento representa entre el 80 y el 90% de las piezas falsificadas en circulación, sin embargo, éstas también pueden tener su origen en los excesos de inventario que no se desechan correctamente, en componentes de producción autorizada que se integran en la cadena de suministro pese a no pasar las pruebas, o en piezas que son sencillamente falsas desde el primer momento.

LAS PIEZAS Y LOS COMPONENTES FALSIFICADOS SUPONEN UN GRAVE RIESGO PARA LA SALUD Y LA SEGURIDAD DE LOS USUARIOS. NO SON SOMETIDAS A ENSAYOS O PRUEBAS, NO CUMPLEN LAS PRESTACIONES DE SEGURIDAD, TIENEN UNA VIDA ÚTIL MÁS CORTA QUE SUS EQUIVALENTES ORIGINALES Y SON MUCHO MÁS SENSIBLES A LAS CONDICIONES AMBIENTALES, POR LO QUE LAS ALTAS TEMPERATURAS, LA HUMEDAD O LAS VIBRACIONES PUEDEN PROVOCAR FALLOS PREMATUROS.

En este sentido, la magnitud del problema es mayor cuando hablamos de falsificaciones de componentes de automóviles o de aviones. En lo que respecta a las piezas de recambio de automóviles falsas, la venta y distribución está desarrollándose en cantidades cada vez más elevadas.

EN LOS TALLERES DE COCHES PODEMOS ENCONTRAR, A DÍA DE HOY, FALSIFICACIONES DE PASTILLAS DE FRENO, NEUMÁTICOS, COMPONENTES DE SUSPENSIÓN Y DE DIRECCIÓN, AMORTIGUADORES, FAROS, DISCOS Y OTROS ACCESORIOS.

La instalación de estas piezas se lleva a cabo fundamentalmente en talleres que, conscientes o no de la ilicitud de los componentes, los adquieren por un precio inferior a los originales para aumentar el margen de sus beneficios, o para poder realizar reparaciones a precios más competitivos.

Los consumidores creen estar adquiriendo un producto original a un precio más reducido, sin embargo, estas falsificaciones conducen a unos costes económicos muy elevados provocados por el exceso en el consumo de combustible, la reducción de los niveles de rendimiento y la vida útil más corta del componente. No obstante, los costes económicos no son el único perjuicio para los usuarios, ya que los recambios falsos de automóviles pueden ser causa de graves accidentes de tráfico.

PROTOCOLO DE INSPECCIÓN

VERIFICAR EL ESTILO, DISPOSICIÓN Y CALIDAD DE LA DOCUMENTACIÓN, DEL ETIQUETADO Y DEL EMBALAJE.

Estos son los signos más evidentes que muestran que el producto en cuestión no es genuino, por lo que hay que comprobar errores ortográficos y gramaticales, usos extraños de la lengua, disposición de los textos y fuentes, además de la presencia de marcas de certificación y de etiquetas. Hay que comprobar asimismo los certificados de prueba y ensayo, y la documentación que acompaña al producto.

LOS ARTÍCULOS EN LOS QUE NO FIGURE EL NOMBRE DEL FABRICANTE, ASÍ COMO EL PAÍS DE ORIGEN, NO SON AUTÉNTICOS.

INSPECCIÓN VISUAL EXTERNA

Una inspección visual externa cuidadosa también permite detectar algunas incoherencias que demuestran que el producto no es auténtico, como discrepancias potenciales entre los números de las partes o de las piezas y la documentación de embarque, o la calidad, exactitud o incluso la ausencia de marcas y logotipos (pueden utilizarse bibliotecas de logotipos).

LOS LOGOS, LOS CÓDIGOS DE FECHA O LOS NÚMEROS DE LAS PIEZAS HAN DE TENER UNA IMPRESIÓN CLARA, DEFINIDA Y SER LEGIBLES.

A través de la inspección visual se pueden obtener evidencias de alteraciones físicas, como pueden ser arañazos o golpes, que evidencien que el producto no ha sido transportado respetando procedimientos de seguridad y calidad. Si el tacto, el peso, la forma o el grosor de las piezas no son propios de lo habitual, puede ser una señal de falsificación.

CÓMO EVITAR QUE NOS INSTALEN COMPONENTES FALSIFICADOS

A LA HORA DE IMPEDIR EL FRAUDE EN LAS PIEZAS DE RECAMBIO DE AUTOMÓVILES, ES IMPORTANTE EVITAR AQUELLOS TALLERES QUE NO ESTÁN AUTORIZADOS PARA EL EJERCICIO DE LA ACTIVIDAD, Y ACUDIR SIEMPRE A TALLERES OFICIALES O DE CONFIANZA.

Los talleres, obligatoriamente,  han de proporcionar, entre otras,  la siguiente información que ha de estar a disposición del usuario de manera clara e inequívoca:

  • Nombre, razón social, número de identificación fiscal del prestador, dirección donde tiene el establecimiento y los datos que permitan ponerse en contacto a través de vía electrónica
  • La dirección completa en la que el consumidor puede presentar sus quejas y reclamaciones

Además, los talleres legalmente clasificados tienen colocada en la fachada del edificio y en un lugar visible la placa-distintivo correspondiente, en la que se señala la rama de actividad del taller (mecánica, electricidad-electrónica, carrocerías y pintura), las especialidades, y las siglas de la provincia de ubicación del taller así como el número de identificación asignado por el órgano competente en materia de industria de la Comunidad Autónoma.

El taller tiene la obligación de entregar al cliente tres documentos cuando acoge un vehículo para reparar en sus instalaciones: el presupuesto escrito, el resguardo de depósito y la factura. El cliente podrá exigir dichos documentos siempre que el taller no haga entrega de alguno de ellos.

QUÉ OBLIGACIONES TIENEN LOS TALLERES EN CUANTO A LAS PIEZAS DE RECAMBIO

LOS TALLERES ESTÁN OBLIGADOS A UTILIZAR EXCLUSIVAMENTE PIEZAS O CONJUNTOS NUEVOS Y ADECUADOS AL MODELO DE VEHÍCULO OBJETO DE REPARACIÓN.

Esta obligación cuenta con algunas excepciones siempre y cuando el cliente de su conformidad previamente por escrito:

  • Los talleres podrán instalar elementos, equipos o conjuntos reacondicionados o reconstituidos por los fabricantes de los mismos o por industrias especializadas autorizadas por el Ministerio de Industria y Energía.
  • Los talleres podrán instalar determinados elementos o conjuntos usados, reconstruidos por talleres especialistas y expresamente autorizados por el Ministerio de Industria y Energía, para la utilización exclusiva de éstos en las reparaciones de vehículos, con la responsabilidad del taller de que los componentes se encuentran en buen estado y con garantía suficiente.
  • Los talleres podrán utilizar piezas usadas no específicas del modelo del vehículo a reparar, en los casos de urgencia justificada, cuando se trate de piezas que se hayan dejado de fabricar u otra razón aceptada por el usuario.  El taller debe responsabilizarse por escrito de que los componentes se encuentran en un buen estado y permiten adaptación al vehículo a reparar con garantía suficiente.
  • Asimismo, el taller debe tener a disposición del público justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones. Está prohibida cualquier sustitución innecesaria de componentes, cuando ello suponga un aumento del precio para el usuario o una posible degradación del automóvil.

UNA VEZ SE HAYA REALIZADO LA REPARACIÓN, EL TALLER ESTÁ OBLIGADO A PRESENTAR AL CLIENTE, SALVO MANIFESTACIÓN EXPRESA DEL USUARIO, LAS PIEZAS VIEJAS QUE HAYAN SIDO SUSTITUIDAS, Y A FACILITAR INFORMACIÓN ACERCA DE LA PROCEDENCIA DE LOS ELEMENTOS, EQUIPOS O CONJUNTOS INSTALADOS, LAS CONDICIONES DE GARANTÍA LEGAL DE LAS PIEZAS ASÍ COMO EL GARANTE DE LAS MISMAS.

Los talleres tienen la obligación de garantizar las reparaciones e instalaciones efectuadas así como responsabilizarse de cualquier perjuicio derivado en las siguientes condiciones:

  • La garantía de la reparación caduca a los 3 meses o a los 2.000 kms recorridos y para los vehículos industriales a los 15 días o 2.000 kms recorridos, a contar desde la fecha de entrega del vehículo, y siempre que el vehículo no haya sido manipulado o reparado durante ese plazo por terceros.
  • La garantía es total e incluye los materiales aportados, la mano de obra, así como los gastos de transporte necesarios para llevar a cabo la reparación o el desplazamiento de los operarios si el vehículo no pudiese desplazarse.
  • Si se produce una avería en las partes reparadas durante el periodo de garantía, el taller deberá repararla gratuitamente, previa comunicación del cliente. La reparación podrá hacerse por el taller garante o por otro taller que actúe en su nombre.
  • Las aportaciones de piezas de los usuarios para la reparación del vehículo no están garantizadas por el taller que las monta.
  • Cuando de la tramitación de un expediente se deduzca negligencia o fraude en la calidad de los servicios efectuados o en la aceptación de garantías, en la resolución del mismo se acordará la expedición a favor del usuario sobre los extremos que resulten oportunos, para que éste, si lo desea, promueva las acciones que le correspondan ante la jurisdicción competente.

LOS TALLERES DE REPARACIÓN DE AUTOMÓVILES TIENEN LA OBLIGACIÓN DE TENER A DISPOSICIÓN DE LOS CLIENTES LAS HOJAS DE RECLAMACIONES DE MODO PERMANENTE.

Las hojas de Reclamaciones deben estar perfectamente accesibles al público, y en caso de ser solicitadas el taller deberá facilitar toda la información sobre la dirección postal, número de teléfono y número de fax o de correo electrónico para interponer las quejas y las reclamaciones procedentes. También han de informar si están adheridas a algún sistema de Resolución extrajudicial de conflictos como  el Arbitraje en Consumo o la Mediación.

QUÉ ES EL CÓDIGO 2D

Conocer las garantías y responsabilidades de los talleres de coches por incorporación de piezas de automóvil falsas, así como los documentos obligatorios acreditativos de la autenticidad de los componentes, ayudan a evitar en gran medida la instalación de recambios falsificados.

Sin embargo, los fabricantes  de componentes de automóvil pueden adoptar medidas suplementarias para reforzar la seguridad y evitar la incorporación de este tipo de piezas a los inventarios de los talleres: el fabricante TRW Aftermarket y otras empresas del sector adoptaron en 2008 un proceso de seguridad en la lucha contra las falsificaciones de componentes que se producen en la industria posventa. Se trata del código 2D.

EL CÓDIGO 2D ES UNA ETIQUETA BIDIMENSIONAL QUE SE INCORPORA EN LOS PRODUCTOS Y QUE GARANTIZA QUE EL COMPONENTE ES DE CALIDAD ORIGINAL.

Esta etiqueta es única y cuenta con un número de lote y de serie, y a través de ella se puede realizar la trazabilidad y la contabilización de las piezas, así como conocer el momento, lugar y la persona que llevó a cabo la impresión de la etiqueta. La información proporcionada por el código 2D se conoce mediante escaneado, y esta ha de ser igual que la información almacenada en un centro de datos llamado “TecIdentity”, hospedado por TecCom, para corroborar la autenticidad de la pieza.

Share This