PRODUCTOS

MAQUILLAJE

Dentro de los cosméticos, el maquillaje es un sector de especial relevancia, no sólo por las cifras y empleos que genera, si no también debido a un aumento del culto a la belleza y la relevancia del cuidado de la piel.

ELEGIR UN MAQUILLAJE U OTRO, UNA MARCA U OTRA, ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE PUEDE PARECER A SIMPLE VISTA. CADA PIEL ES ÚNICA Y DIFERENTE Y CADA CONSUMIDOR DEBE BUSCAR AQUEL COSMÉTICO QUE MEJOR CUIDA SU TIPO DE PIEL.

El cosmético elaborado por la industria cosmética – independientemente de cuál sea su marca y su precio -– pasa una serie de procesos de calidad y de seguridad que están establecidos legalmente a nivel europeo. Asimismo deben mantenerse en almacenes con condiciones óptimas para su conservación, venderse con un celofán alrededor del envase o cerrado en su caja. Todo ello garantiza su buen estado de conservación, que lo hace óptimo para un consumo apropiado.

El consumidor debe rechazar siempre el uso de cosmética que no cumpla los objetivos de su consumo satisfactorio y, por supuesto, las falsificaciones de productos cosméticos.

Dermatitis, piel atópica, alergias, urticaria, acné, sequedad o irritaciones, mala pigmentación o  distorsiones de color,  y conjuntivitis son problemas que el consumidor debe considerar al adquirir productos que adolecen de las debidas garantías.   Adquirir maquillaje de imitación o falsificado expone al  usuario  a riesgos innecesarios que pueden ocasionar problemas de salud (cutáneos, ..)  o incluso el agravamiento de los mismos.

EL MAQUILLAJE SE UTILIZA SOBRE LA PIEL, POR TANTO, ES MUY IMPORTANTE COMPRAR PRODUCTOS ORIGINALES y ADECUADOS A LAS NECESIDADES ESPECÍFICAS.

El uso de una denominación, logo y marca, sirve a una empresa para diferenciar sus productos de los de sus competidores, lo que facilita que el consumidor relacione la marca con aquellas propiedades que le ofrece un producto cosmético frente a otro y que está íntimamente relacionado con los ingredientes, sus principios activos, el grado de investigación e innovación del producto frente a sus competidores. Esa diferenciación puede venir determinada por distintos parámetros como el precio,  el público objetivo, los, sistemas de venta o incluso sus políticas de RSE o utilización, si son aptos para veganos, etc.

Las principales marcas que son objeto de copia o falsificación disponen de innumerables tutoriales y  vídeos que ayudan a los consumidores a diferenciar cuándo se está ante un producto original  o ante uno similar o falso de peor calidad. Incluso hay fabricantes a los que se les puede enviar, para su análisis,  el producto sobre el que exista la sospecha de que sea una falsificación o imitación.  

ADQUIRIR COPIAS E IMITACIONES NO SÓLO EMPEORA LA CALIDAD DE LA PIEL SI NO QUE FOMENTA EL CONTRABANDO.

El maquillaje original, independientemente de la marca y precio,  ha pasado unos procesos de calidad y seguridad establecidos legalmente, deben mantenerse en almacenes con condiciones óptimas para su conservación, venderse con un celofán alrededor del envase o cerrado en su caja, etc. Ello garantiza su buen estado de conservación. Por otro lado, el maquillaje falso o de imitación puede contener niveles altos de arsénico, heces de rata, orina, restos de veneno, ingredientes de baja calidad, etc.

CONSEJOS PARA NO COMPRAR MAQUILLAJE FALSO

  • Adquirir maquillaje adecuado a nuestras necesidades y presupuesto.
  • El maquillaje auténtico, independientemente del precio y marca, ha pasado unos controles de calidad, el falso o de imitación no.
  • La piel y los ojos  son  para toda la vida y por tanto deben cuidarse. Utilizar productos falsificados o de imitación puede causar daños irreparables en nuestra piel y en nuestros ojos, producir problemas secundarios (urticaria, conjuntivitis, alergias, etc.) o acelerar el envejecimiento.
  • Adquirir sólo en puntos de venta autorizados.
  • En caso de adquirir artículos de maquillaje online, se recomienda  investigar y verificar, previamente, que la compra se realiza través de las web oficiales de los distribuidores autorizados así como comprobar, minuciosamente, las características del producto.
  • Si el maquillaje presenta un packaging defectuoso, poco nítido, de mala calidad o con colores apagados, verificar su autenticidad antes de utilizarlo.
  • Si el maquillaje en sí parece defectuosos o de mala calidad, no utilizar sin verificar su autenticidad y caducidad.
  • Evitar cosméticos que combinen diseños, imágenes, marcas y colores de distintas licencias o sean claramente distintos a las líneas de diseño de la marca.
  • La utilización de productos falsos o de imitación contribuye, además, al fomento de actividades ilícitas y en ocasiones delictivas, pérdidas de empleo, falta de inversión en I+D, etc., así como constituye una competencia desleal para el comercio y para la industria cosmética española, que es una de las más importantes a nivel mundial.

CÓMO DETECTARLO

  • Las marcas no venden en Redes Sociales. Antes de comprar en una web, verificar su localización, sistemas de comunicación y  opiniones o comentarios que tiene.
  • Numerosos blogs y websites dan consejos y ejemplos para diferenciar productos falsos y originales.
  • El etiquetado del maquillaje es una valiosa fuente de información para el consumidor y debe indicar los ingredientes, el contenido neto, la fecha de consumo preferente, el nombre y dirección de la compañía, las precauciones de empleo así como el número de lote que permita su localización y garantice su retirada en caso de que surja alguna incidencia.
  • Si al abrirlo  se detecta un olor fuerte o raro es posible que se trate de un producto falso o  de imitación.
  • Los precios por debajo del precio medio, puede indicar que el consumidor está ante un producto falso o caducado.
  • Si en la web del fabricante no aparece dicho producto, puede tratarse de una imitación o incluso un producto caducado.
  • Si los envases, embalajes, o  el propio producto muestran  colores apagados, están en mal estado, son defectuosos, tienen una línea poco habitual en el diseño de la marca, o presentan alguna otra irregularidad puede tratarse de una falsificación.
  • Si la marca no vende por internet, los productos que se encuentren por la red, pueden ser falsos, de imitación o caducados.
  • Los productos adquiridos  en mercadillos y venta ambulante, pueden estar caducados, ser falsos,  de imitación, caducados o incluso robados.