PRODUCTOS

COSMÉTICOS - PRODUCTOS CUIDADO PERSONAL

El sector de perfumería y cosmética, es uno de los grandes pilares del consumo además de un sector industrial y económico de primer nivel. Por ello las garantías y seguridad en la fabricación de estos productos se convierten en una cuestión de responsabilidad social.

ESTE MERCADO, A CABALLO ENTRE EL CONSUMO Y LA SALUD, TIENE UNA LEGISLACIÓN RIGUROSA EN MATERIA DE GARANTÍAS A LOS CONSUMIDORES, Y RESPONSABILIDADES EN LA SEGURIDAD Y BIENESTAR DE LAS PERSONAS.

Todos utilizamos cosméticos a lo largo de toda nuestra vida. Cuando se habla de cosméticos a menudo se asocia a productos destinados a la mujer. Sin embargo, los cosméticos incluyen todos los productos de cuidado personal, higiene, cuidado bucodental, peluquería y estética, además de los perfumes y la cosmética de color. Esta actividad abarca sectores industriales y empresariales. Para desarrollar una cosmética segura y de calidad es necesario invertir en I+D.

En España existe un gran mercado en donde compiten marcas nacionales e internacionales, cosmética tradicional con natural. España desarrolla una intensa actividad fabril en este sector, creando empleo cualificado en plantas especializadas. Estas empresas y empresarios buscan unos estándares de calidad elevados para hacer reconocibles sus productos y su trabajo.

La importancia económica de este negocio hace que las imitaciones y falsificaciones de productos cosméticos se hayan extendido  rápidamente en los últimos años,  y constituye uno de los mayores problemas en términos de falsificación e imitación de productos.

SE TRATA DE IMITACIONES DE COSMÉTICOS PRODUCIDOS SIN LICENCIA NI CONTROL SANITARIO. EN LA MAYORÍA DE LOS PRODUCTOS LOS INGREDIENTES SON REEMPLAZADOS POR SUSTANCIAS NO REGULADAS Y, A MENUDO, PERJUDICIALES PARA LA SALUD. PARA EVITAR SOSPECHAS DEL CONSUMIDOR SE VENDEN COMO ORIGINALES O ROBADOS.

Cada vez es más habitual encontrar, en mercadillos ambulantes y tiendas no oficiales, productos cosméticos, así como cosméticos caducados, sin marca o sin nombre, o que se presentan como robados. A diferencia de las falsificaciones, que pueden presentarse como originales llevando a engaño a los consumidores, los productos cosméticos de imitación son fácilmente reconocibles, ya que la simulación del producto original está basada fundamentalmente en el diseño y a simple vista es posible detectar las diferencias con el producto original, su precio es muy inferior al precio del producto genuino.

COMPRAR COSMÉTICOS FALSOS O DE IMITACIÓN PUEDE TENER GRAVES CONSECUENCIAS PARA LA SALUD. LA PRODUCCIÓN DE COSMÉTICOS DE MARCAS ORIGINALES ESTÁ ESTRICTAMENTE REGULADA Y SUPERA MINUCIOSOS CONTROLES QUÍMICOS Y SANITARIOS QUE ASEGURAN SU CALIDAD

CÓMO EVITAR LA COMPRA DE PRODUCTOS FALSOS O DE IMITACIÓN

CONSEJOS

  • Comprar en puntos de venta y tiendas autorizadas: tiendas reguladas, departamentales, perfumerías de prestigio, supermercados, etc.
  • Evitar la compra de cosméticos en mercadillos ambulantes y si se adquieren por internet, sólo en tiendas online oficiales de la marca en cuestión.
  • Sospechar de los cosméticos cuyo precio o sea considerablemente más bajo que el precio habitual que tienen los de la marca.
  • Informarse en las páginas oficiales de las marcas para saber acerca de los tipos de producto, precios, diseño y embalaje, puntos de venta, etc.
  • Comprar cosméticos cuyo embalaje presente una impresión clara y definida, incluyendo una descripción de la empresa responsable de la fabricación del producto así como su origen y mercado de comercialización.
  • Comprar cosméticos que incluyan el marcado "CE", que representa la conformidad del producto con los requisitos de seguridad establecidos en la legislación comunitaria.
  • Evitar cosméticos en cuyos envases se omita información acerca del país de origen o fabricante, ingredientes, o que presenten un sellado deficiente o de mala calidad
  • Evitar cosméticos cuyos diseños y colores sean faltos de detalle y toscos comparados con los de la marca original.
  • Evitar cosméticos que combinen diseños, imágenes, marcas y colores de distintas licencias o sean claramente distintos a las líneas de diseño de la marca.
  • Evitar cosméticos que presenten idiomas en la rotulación que sean distintos al castellano, impidiendo la correcta comprensión de la información proporcionada.

CÓNSECUENCIAS DE LA COMPRA DE PRODUCTOS FALSOS O DE IMITACIÓN

RIESGOS PARA LA SALUD

  • Los cosméticos de imitación no sólo son inferiores en calidad, sino que contienen una gran variedad de sustancias perjudiciales, en algunos casos tóxicas, que pueden provocar dermatitis, intoxicaciones, manchas, infecciones oculares o reacciones alérgicas severas.
  • Se ha detectado orina de caballo en frascos de perfumes falsificados, así como pequeños insectos en pestañas postizas o en las cerdas de algunas brochas de maquillaje.
  • Asimismo, se ha demostrado que muchos de los productos de imitación como sombras de ojos, delineadores, bases o máscaras de ojos, contienen concentraciones peligrosas de plomo, arsénico y cadmio. En dosis no controladas, la exposición al cadmio puede resultar en insuficiencia renal, y el plomo puede causar intoxicaciones y daños a la vista. Para altos niveles de concentración, el plomo puede acumularse en el cuerpo y la exposición crónica a largo plazo puede tener un impacto sobre el sistema nervioso central.

CÓNSECUENCIAS DE LA COMPRA DE PRODUCTOS FALSOS O DE IMITACIÓN

PERJUICIOS ECONÓMICOS

  • La adquisición de  cosméticos falsos o de imitación no sólo suponen un riesgo para la salud de los consumidores y usuarios sino que les afecta también económicamente ya que pierden cualquier recurso posible para exigir el resarcimiento y la responsabilidad por los daños y perjuicios ocasionados.
  • El problema principal de este tipo de ventas es que los comerciantes ponen a la venta productos de imitación a precios muy bajos porque los consumidores y usuarios quieren adquirir ese tipo de productos. La gran mayoría son conocedores de su falsedad, pero ignoran los graves riesgos para la salud que éstos entrañan.
  • Cuando se trata de productos adquiridos a través de Internet, las razones de compra suelen ser distintas. Los usuarios consideran que se trata de interesantes ofertas. Como bien hemos dicho, la compra de cosméticos de imitación a través del e-commerce es fácilmente evitable, utilizando únicamente las tiendas online oficiales de las marcas reputadas y, ante la duda, no comprando los productos que presenten descuentos más atractivos de lo habitual.
  • La responsabilidad derivada de la compra de productos fraudulentos a través de Internet sufre el mismo problema que en los casos de tiendas no autorizadas, sin embargo, cada vez es mayor la protección que se ofrece a los consumidores como consecuencia de compras de productos ilegales a través de la red.