PERJUICIOS ECONÓMICOS

La adquisición de  productos falsos o de imitación afecta también económicamente al consumidor ya que se hace inviable cualquier tipo de exigencia en cuanto a garantías, reparaciones y  lo más importante al resarcimiento y responsabilidad en caso de que el producto ocasione algún daño y/o perjuicio.

Cuando se trata de productos adquiridos a través de Internet, los usuarios no son conscientes, en muchas ocasiones, de la naturaleza falsa o de imitación del producto, ya que en ocasiones el precio y la imagen son muy similares a los originales, dando la aparente sensación de haber encontrado una oferta.

La compra de productos falsos o de imitación a través del e-commerce es fácilmente evitable, utilizando únicamente las tiendas oficiales online de las marcas reputadas y no comprando los productos que presenten descuentos más atractivos de lo habitual. Es importante que antes de su adquisición, en especial si hay dudas, informarse sobre la reputación del sitio web, la localización de la empresa, la fiabilidad del contrato y las condiciones generales de contratación. También es muy recomendable conocer las opiniones de otros usuarios y contrastar sus experiencias.

Si hay dudas sobre un sitio web o sobre sus productos, lo mejor  es consultar a la propia marca,  a la autoridades competentes o las Asociaciones de Consumidores.