MEDICAMENTOS

SEGÚN LA OMS, MÁS DE LA MITAD DE LOS MEDICAMENTOS QUE CIRCULAN POR INTERNET SON FALSOS, DE BAJA CALIDAD O CON EFECTOS TÓXICOS QUE PUEDEN PRODUCIR RIESGOS IRREPARABLES PARA LA SALUD.

Acudir a una farmacia con la receta del medicamento prescrito por el médico ha sido, hasta hace poco tiempo, la secuencia lógica en la compra de medicamentos.

Sin embargo, los nuevos canales de distribución y venta, los numerosos emails con ofertas online de medicamentos que se venden en sitios Web,  los consejos “médicos” entre particulares,  plataformas de compra-venta de segunda mano o establecimientos no autorizados multiplican hasta el infinito las opciones de compra de medicamentos.

Partiendo de la base de los peligros que entraña para la salud la automedicación, se hace necesario alertar sobre las nefastas consecuencias de la ingesta de medicamentos no prescritos por un facultativo, adquiridos por internet,  o de   venta no autorizada en España, ya que en muchos casos, se trata de falsificaciones difícilmente distinguibles de los medicamentos originales, que se presentan a los consumidores de manera engañosa y fraudulenta al carecer de las garantías legales y de los controles necesarios, suponiendo una amenaza cada vez más seria para la salud pública en todo el mundo.

Estas imitaciones o falsificaciones reciben el nombre de  medicamentos espurios, y son  aquellos de etiquetado engañoso, falsificados o de imitación  que son vendidos como originales pero cuya composición real es desconocida y se incluye, de manera deliberada y fraudulenta, información falsa acerca de sus componentes, identidad o procedencia, pudiendo ocasionar el fracaso terapéutico o, incluso, la muerte del usuario.

LOS FÁRMACOS PARA EL TRATAMIENTO DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL SON, A DÍA DE HOY, LOS MEDICAMENTOS MÁS FALSIFICADOS.

Las falsificaciones de medicamentos abarcan, un gran número de ellos, grupos terapéuticos y suponen un riesgo impredecible para la salud. Pueden encontrarse desde analgésicos, antidepresivos, antibióticos, antineoplásicos, suero antitetánico, anabolizantes  o incluso tratamientos para la diabetes, esquizofrenia, y el cáncer.

CÓMO DETECTAR UN MEDICAMENTO FALSO

LOS MEDICAMENTOS FALSOS SE PRESENTAN CON UN DISEÑO, COLOR Y EMBALAJE CASI IDÉNTICOS A LOS DE LOS ORIGINALES, POR LO QUE RESULTA MUY DIFÍCIL PARA LOS CONSUMIDORES Y USUARIOS DETECTAR A PRIMERA VISTA SI SE TRATA DE UN FÁRMACO GENUINO O FALSIFICADO.

Sin embargo, es posible evitar la compra de medicamentos falsos tomando las debidas precauciones:

  • Farmacias onlineEn la actualidad, es legal la venta de medicamentos que no precisan receta médica en farmacias online. Éstas deben estar debidamente registradas y exhibir un logotipo específico que las acredite. Para mayor seguridad se puede comprobar su correcta inscripción en la web https://distafarma.aemps.es/farmacom/faces/inicio.xhtml En ningún caso pueden vender medicamentos que requieran receta.
  •  Venta en plataformas web: adquirir medicamentos “de segunda mano” a través de aplicaciones, y plataformas web, expone al consumidor a la adquisición de medicamentos no adecuados a  sus necesidades, caducados o falsos y sin garantías sobre su conservación.
  • Venta en tiendas, gimnasios, a terceros, etcla compra-venta a través de estos canales no sólo  expone al consumidor a la adquisición de medicamentos falsos, caducados, o prohibidos sino que además puede conllevar efectos secundarios indeseables. Ello supone un riesgo innecesario para la salud, y la pérdida total de los derechos como consumidor.
  • Medicamentos de prescripción facultativa: Únicamente está permitida la venta on line de medicamentos que no precisen receta médica. Muchas webs venden, de forma ilegal, fármacos que sí la precisan. Ello, además de ser ilegal, supone un grave riesgo para la salud de los consumidores, y puede indicar que se trata de productos potencialmente falsos.
  • Precio rebajado u ofertas: los medicamentos falsificados se presentan a través de ofertas aparentemente atractivas o a precios notablemente más bajos que los de las farmacias autorizadas.
  • Presentación y embalaje: el medicamento falso puede presentar color, forma, olor, sabor o textura distintas a las habituales, así como carecer de las ranuras, símbolos, letras y nombres que habitualmente han de figurar grabados o impresos en el envoltorio.
  • Caducidad y lote: la fecha de caducidad y el número de identificación del lote pueden estar modificados o expresados de forma distinta a la habitual.

CÓMO EVITAR LA COMPRA DE MEDICAMENTOS FALSOS

EN LA UNIÓN EUROPEA (UE), YA ES POSIBLE COMPRAR  FÁRMACOS ONLINE PERO SÓLO SE PUEDEN ADQUIRIR EN FARMACIAS DEBIDAMENTE REGISTRADAS POR LA AUTORIDAD NACIONAL COMPETENTE,

La mejor manera de protegerse contra los medicamentos falsificados es adquiriendo los preparados exclusivamente en farmacias autorizadas.

Las farmacias online autorizadas  y debidamente registradas para ejercer la venta online de medicamentos no sujetos a prescripción médica se pueden localizar en la web https://distafarma.aemps.es/farmacom/faces/inicio.xhtml y deberán exhibir el correspondiente sello europeo:

Pautas para evitar la compra de medicamentos falsos:

  • Adquirir medicamentos únicamente en farmacias autorizadas
  • Evitar la compra de  medicamentos milagrosos, fórmulas secretas, descubrimientos sorprendentes que garantizan curas, efectos, o beneficios rápidos, eficaces e indoloros o que “acabarán con el monopolio médico”.
  • Comprobar los precintos y controles de seguridad de los medicamentos adquiridos, y comunicar a la farmacia cualquier medida de seguridad o etiqueta vulnerada.
  • Comprobar que el producto está etiquetado en castellano, y que se proporciona el prospecto o la información para su uso en el mismo idioma.

CONSECUENCIAS DE  LA COMPRA DE MEDICAMENTOS FALSIFICADOS

Adquirir medicamentos por internet en farmacias online no acreditadas, aplicaciones de compra-venta entre particulares, de segunda mano o en establecimientos y locales no autorizados conlleva numerosos problemas no sólo para los consumidores y usuarios sino para la sociedad en general:

  • El principal problema para el Consumidor es el desconocimiento de los verdaderos componentes del medicamento fraudulento así como sus efectos en caso de ingesta. Por lo tanto, su adquisición pone en riesgo su salud.
  • Al no acudir a un médico previamente y desconocer la composición real de un medicamento falsificado el consumidor  se expone a que el tratamiento no sea el adecuado, además de correr riesgos innecesarios como posibles efectos secundarios, alergias  o reacciones de alcance desconocido.
  • Otro riesgo es el económico, ya que además de pagar por una falsificación, los grupos organizados que se encargan de la distribución fraudulenta de estos productos en ningún caso se harán cargo de las responsabilidades derivadas de los daños y perjuicios causados por el producto.
  • Por último, dicha compra favorece y financia organizaciones mafiosas y de crimen organizado, perjudica a la industria farmacéutica, investigadores y farmacéuticos y frena, dramáticamente la inversión en I+D.