FALSIFICACIONES, IMITACIONES, COPIAS

LA DISTRIBUCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE PRODUCTOS FALSIFICADOS O DE IMITACIÓN VULNERA DIRECTAMENTE LOS DERECHOS DE LOS CONSUMIDORES Y USUARIOS, YA QUE SE TRATA DE PRÁCTICAS QUE NO SON HONESTAS EN EL MERCADO, Y QUE PUEDEN PONER EN PELIGRO SU SALUD Y SU SEGURIDAD.

Las redes de falsificación han experimentado una propagación virulenta en los últimos años. En este nuevo contexto, que sin duda ha superado las expectativas del comercio internacional, la práctica ha desbordado la legislación, convirtiéndose en una actividad muy difícil de perseguir.

Las copias, imitaciones y falsificaciones constituyen los principales delitos de vulneración de los Derechos de Propiedad Industrial y Derecho de la Competencia de los titulares de las marcas que son reconocidas en el mercado. Cualquier artículo que se distribuye sin autorización de su autor o de la marca del producto atenta contra esos derechos.

En el día a día el consumidor se encuentra diversidad de productos originales y no originales. Si bien, en la mayoría de las ocasiones, es consciente, o al menos tiene indicios –canal de distribución, precio, tejidos, etc.- de hallarse ante un objeto falso o de imitación, no siempre es capaz de saber ante qué tipo de producto se encuentra, por ello resulta imprescindible que se sepa diferenciarlos.

Como podemos ver a continuación, en muchos casos la diferencia no está clara al diluirse en un rango no exacto de legalidad y reconocimiento hacia el producto Original. Pero en cualquier caso, debemos conocer que al comprar estos productos perdemos garantías como consumidores, y no se lleva a cabo un consumo socialmente responsable.

LA FALSIFICACIÓN hace referencia a la creación o modificación de productos con el objetivo de hacerlos parecer originales de una marca de fábrica o comercial concreta, incluyendo el embalaje. Así, el producto falsificado no puede distinguirse en sus aspectos esenciales del producto original, mostrando, en muchas ocasiones, la marca válidamente registrada que se quiere falsificar. Se busca confundir haciendo creer que se trata de un original.

Se trata de la fabricación de un producto falso, y por tanto la circulación de estos productos en el comercio es ilícita. Es el principal delito de violación del Derecho de Propiedad Industrial.

Concretamente la AEAT la define como "aquélla, incluido su acondicionamiento, en la que figure sin autorización una marca de fábrica o de comercio idéntica a la marca de fábrica o comercial registrada de forma válida para los mismos tipos de mercancías, o que no pueda distinguirse en sus aspectos esenciales de dicha marca de fábrica o comercial y que, en consecuencia, vulnere los derechos del titular de la marca de que se trate con arreglo a la legislación comunitaria o del Estado miembro en el que se presente la solicitud de intervención de las autoridades aduaneras"

IMITACIÓN, reproduce el producto original con el fin de vender un producto similar pero sin pretender hacerse pasar por un producto original de la marca copiada.  Intenta parecerse o asemejarse al original pero con algunas diferencias como para no llevar a engaño al consumidor si lo observa atentamente. El valor es muy inferior por no seguirse los protocolos de calidad y materiales del original.

Se trata de la fabricación de un producto que imita el original sin respetar los Derechos de Propiedad Intelectual o Derechos de Autor.

LA COPIA, es la creación de un producto que se inspira en otro original. Se aprecia claramente que no es original y la calidad del producto tampoco  es la misma. No lleva a engaño al consumidor pero al no seguir los estándares de calidad y seguridad del original, pueden resultar potencialmente peligrosos especialmente en sectores como juguetes o cosméticos.