El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad/ Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo su contenido responsabilidad exclusiva de ASGECO

Dispositivos electrónicos

ASGECO Confederación promueve el consumo y el uso responsable en todos los productos respetando el ciclo de vida útil denunciando la obsolescencia programada, de manera que se garantice que su consumo se realiza con todas las garantías legales para el consumidor.

Se entiende básicamente por dispositivo electrónico aquellos que utilizan la electricidad para el almacenamiento, transporte, o transformación de información. Cómo ejemplo de estos dispositivos existen altavoces, teléfonos móviles, tablets, ordenadores, etc.

Su producción y consumo ha crecido de forma exponencial debido a los avances tecnológicos y los cambios en los hábitos de consumo de la sociedad.  Como ejemplo, en los países desarrollados, entre ellos España, la mayoría de los consumidores disponen de un teléfono móvil que utilizan a diario. Incluso hay hogares con más dispositivos electrónicos que personas.

Esta tendencia de uso, desarrollo y dependencia de estos dispositivos se hace visible cuando verificamos que los Organismos, Gobiernos y Administraciones públicas optan por vincular las comunicaciones, desarrollo y políticas públicas al internet de las cosas y las tecnologías de la información.

La importancia y auge de este sector, ha venido acompañado de un interés por las redes de comercio ilegal ante el atractivo de su venta a potenciales consumidores, que muchas veces por un precio más atractivo y otras por mero desconocimiento se convierten en compradores de estas falsificaciones.

El consumidor que adquiere este producto fuera de los puntos de venta legalmente establecidos, pierde sus derechos como consumidor y la seguridad sobre la trazabilidad del mismo.

LA INFORMACION QUE SE MANEJA A TRAVES DE ESTOS DISPOSITIVOS ES ESPECIALMENTE SENSIBLE PARA EL USUARIO POR AFECTAR DIRECTAMENTE A SU ESFERA PRIVADA: EL ORIGEN RACIAL O ÉTNICO, SALUD, INFORMACION GENÉTICA, CREENCIAS RELIGIOSAS, FILOSÓFICAS Y MORALES, AFILIACION SINDICAL, OPINIONES POLITICAS, PREFERENCIAS SEXUALES. Y OTROS COMO DATOS BANCARIOS, CONTRASEÑAS, ETC.

Estos productos manejan, transfieren y almacenan mucha información del usuario y si el  consumidor los adquiere fuera de los puntos de venta legalmente establecidos, o adquiere falsificaciones, imitaciones o copias no sólo pierde sus derechos como consumidor y la seguridad sobre la trazabilidad del mismo sino que puede exponerse a que terceros accedan y utilicen su información sin su consentimiento.

EL USO DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS FALSIFICADOS PUEDE SUPONER, ADEMÁS OTROS RIESGOS: PELIGRO DE INCENDIO Y DE DESCARGAS ELÉCTRICAS, AL NO EXISTIR NINGUNA GARANTÍA EN SU PROCESO DE FABRICACIÓN, QUE QUEDA FUERA DE TODOS LOS CONTROLES.

Para darse cuenta de la magnitud del problema de las falsificaciones de este tipo de dispositivos, sólo los smartphones falsos ya alcanzan la exorbitante cifra de 184 millones de unidades vendidos en todo el mundo, valorado en 45,3 billones de euros, o el 12,9% de las ventas totales, según datos de la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO).

Su detección, que supone un trabajo muy arduo para las fuerzas y cuerpos de seguridad, es muy complicada, y requiere la coordinación de países, empresas, y aduanas. Además, a diferencia de otros productos falsificados como los bolsos, las gafas de sol y las joyas,  que se adquieren sobre todo en el top manta, lo cual ya induce al consumidor a ser consciente de su compra ilegal, en el caso de la venta de dispositivos electrónicos falsos, se realiza usualmente  en canales de venta online y en la venta de segunda mano, lo cual dificulta que el consumidor sea consciente a veces de que está adquiriendo un producto falsificado.

LAS FALSIFICACIONES TAMBIÉN SE REALIZAN DE PIEZAS DE SUSTITUCIÓN, POR ESO DEBEMOS ACUDIR A Servicios de Atención Técnica (SAT) OFICIALES O DE CONFIANZA Y PEDIR UNA RELACIÓN DEL MATERIAL  UTILIZADO

CÓMO DETECTAR QUE ESTAMOS ANTE UN DISPOSITIVO ELECTRÓNICO FALSIFICADO

Se recomienda al consumidor que tome ciertas precauciones tanto en la compra presencial como en el caso de la compra online o a través de canales de segunda mano:

  • Evitar su compra en sitios de venta no autorizados, como venta ambulante ilegal.
  • Ser más precavidos si su precio, descuento u oferta son ostensiblemente más barato de lo habitual.
  • Fijarse en la calidad del producto en general y si se corresponde a la habitual de la marca, como puede ser si la carcasa está perfectamente cerrada, si los acabados son los adecuados, etc. Podemos estar ante copias o imitaciones.
  • Fijarse en el tipo de letra del aparato: por regla general, las letras de un producto original son lisas y fáciles de leer. En las copias las letras pueden tener pequeñas diferencias con respecto al original, cambiando en algunos casos el nombre de la marca original.
  • Observar con detenimiento el logotipo: una marca original está impreso de tal forma, que incluso después de usar el producto muchas veces, las inscripciones y los símbolos continúan visibles. Además de utilizar imprenta o grabado de peor calidad, las copias o falsificaciones pueden contar con logotipos casi idénticos que los originales, pero con pequeños detalles que los distingan de los originales.
  • Comprobar el embalaje: El productor original siempre fija el producto para evitar accidentes. No tiene porque ser así en los productos falsificados. Además, éstos sólo se limitan a imitar el empaque original sin fijarse en los pequeños detalles, cambiando alguna letra o bien el empaque completo.
  • Revisar los cargadores: Los cargadores originales siempre tienen puntas metálicas en perfecto estado, aislamiento de calidad, y no presentan costuras de plásticos de diferentes colores. El uso de un cargador falso, aunque sea más barato puede suponer el sobrecalentamiento del aparato, el origen de una descarga eléctrica, o en el peor de los casos, el incendio del mismo, por lo que para evitar riesgos es mejor asegurarse de que el aparato adquirido es original.
  • Leer el manual: el dispositivo electrónico que adquiere el consumidor debe disponer del idioma del país en el que fue comprado, aunque disponga de más idiomas. Si el consumidor no puede leer las instrucciones en el idioma del país de compra, es que el producto no es original. Además, si los símbolos del manual cuenta con muchas imprecisiones también puede dar pistas de su origen fraudulento.

Comprobar la calidad de los materiales utilizados: los productos y marcas originales normalmente son más cuidadosos con el tipo de material utilizado, intentando que éste sea de máxima calidad, sin grietas, costuras ni imperfecciones.

CÓMO EVITAR LA COMPRA DE DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS FALSIFICADOS

  • Se recomienda al consumidor la compra en sitios de venta autorizados, a distribuidores y/o productores oficiales, en tiendas físicas u online.
  • En caso de comprar por internet, asegurarse de que el portal de venta es legal. Para ello, comprobar que la web ofrece una dirección física real, así como un contacto legal, y el CIF (Código de Identificación Fiscal) de la empresa.
  • Desconfiar si el portal de venta no ofrece el precio final del dispositivo.

Si el consumidor no conoce la marca, es mejor informarse bien antes, y comparar distintas ofertas antes de comprar.

CONSECUENCIAS DE LA COMPRA DE DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS FALSIFICADOS

La compra de dispositivos electrónicos falsificados tiene consecuencias nefastas, entre las que se pueden destacar las siguientes:

  • Aumento de las amenazas a la ciberseguridad, utilización fraudulenta de datos personales y peligro a la pérdida de intimidad de los consumidores.
  • Riegos para la seguridad del consumidor: El uso de dispositivos electrónicos falsificados puede suponer un riesgo innecesario puesto que los circuitos electrónicos utilizados, y los componentes o materiales utilizados, además de poder ser inadecuados o defectuosos, no garantizan en ningún caso su seguridad.
  • Riesgos para la salud y el medio ambiente: De acuerdo a la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el consumidor ante los productos falsificados “debido a su montaje deficiente y al uso de componentes de escasa calidad, contienen sustancias peligrosasque se encuentran prohibidas en muchos países con arreglo a la restricción de sustancias peligrosas (RoHS, Restriction of Hazardous Substances) u otra legislación nacional equivalente. Este hecho supone un riesgo tanto para la salud y la seguridad de los usuarios, como para el medio ambiente”.
  • Pérdida de derechos: El consumidor al comprar un dispositivo electrónico falsificado en un sitio de venta no autorizado pierde todos sus derechos legales ante el mismo. No podrá ejercer su derecho de desistimiento si quiere devolver el producto, ni hacer valer su garantía, ni reclamar en ningún caso.
  • Disminución de la calidad de los servicios de los sectores afectados (informática, telecomunicaciones): Una de las señas de identidad del comercio ilegal, además de actuar fuera de la ley es su afán de abaratar costes, vía materiales, seguridad, protocolos, impuestos, entre otros, para atraer al vendedor a partir del precio.
  • Disminución de la calidad de los servicios de los sectores afectados (informática, telecomunicaciones): Una de las señas de identidad del comercio ilegal, además de actuar fuera de la ley es su afán de abaratar costes, vía materiales, seguridad, protocolos, impuestos, entre otros, para atraer al vendedor a partir del precio. Esto va en detrimento de la calidad de los servicios relacionados con estos dispositivos, lo cual disminuye la experiencia de las empresas y de los consumidores.

Desincentiva el crecimiento económico y destruye puestos de trabajo: La adquisición de dispositivos electrónicos falsos alienta un mercado ilegal de miles de millones de euros en todo el mundo que sin duda alguna supone un detrimento para el desarrollo económico, las condiciones de empleo. Como ejemplo, señalar que de acuerdo a un informe de la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO) en 2015, se vendieron en todo el mundo 14 millones de teléfonos menos por los terminales falsos. Lo correspondiente a la parte española se estima en una pérdida de ingresos de facturación para las compañías de 386 millones de euros. El equivalente al 10% de las ventas en 2015.

Share This