El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad/ Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo su contenido responsabilidad exclusiva de ASGECO

Bebidas espirituosas

ASGECO Confederación promueve el consumo responsable, en especial de aquellos productos que pueden tener importantes efectos en la salud de los consumidores. En ningún caso, ASGECO promueve el abuso de bebidas espirituosas. Así mismo, se recuerda la prohibición del consumo de bebidas alcohólicas por parte de los menores.

El Sector de bebidas espirituosas es uno de los más regulados en lo que a métodos de elaboración y comercialización se refiere, con una amplia normativa, tanto a nivel europeo como nacional, cuyo cumplimiento garantiza la protección al consumidor. Por ello, las bebidas espirituosas  elaboradas por la industria –independientemente de cuál sea su marca y su precio-– superan los debidos procesos de calidad y de seguridad establecidos legalmente a nivel europeo.

Además de los productores de bebidas espirituosas, es importante que todos los operadores económicos – hostelería y distribución – se impliquen en el cumplimiento de los requisitos que, en materia de protección al consumidor, seguridad alimentaria y en materia fiscal, han de aplicarse en el etiquetado y la comercialización de los alimentos y más en concreto de las bebidas espirituosas.

¿Qué son las Bebidas Espirituosas?

  • Son las bebidas alcohólicas obtenidas por destilación de productos de origen agrícola (uva, cereal, remolacha, patata, caña de azúcar, etc.) con al menos un 15% de volumen alcohólico.
  • Existen categorías concretas de bebidas espirituosas, como por ejemplo el brandy, el anís, el whisky, el ron, el vodka, el gin, el aguardiente o los licores.

El consumo responsable de bebidas espirituosas es compatible con la vida saludable, pero su abuso es perjudicial para la salud y causante de numerosas enfermedades.

En cualquier caso, si el consumidor que adquiere este producto fuera de los puntos de venta legalmente establecidos, o permite que le sirvan bebidas alcohólicas cuya procedencia desconoce, pierde sus derechos como consumidor y la seguridad sobre la trazabilidad, procedencia y calidad del mismo.

El etiquetado es el principal medio de comunicación entre los productores y el consumidor, y permite conocer el origen, modo de conservación así como los ingredientes que contiene la bebida.

El etiquetado y trazabilidad de las bebidas espirituosas originales garantiza que el alcohol utilizado es Etanol mientras que en bebidas de baja calidad o falsificaciones este componente se sustituye por quitaesmaltes, limpiacristales, metanol o isopropanol (anticongelantes y combustibles. De ahí la importancia de adquirir estos productos únicamente en puntos de venta legal. Las bebidas espirituosas han de presentarse y comercializarse siempre debidamente envasadas y etiquetadas, quedando expresamente prohibido el trasvase o rellenado en los establecimientos de venta, mayoristas, detallistas, cafeterías, bares, tabernas restaurantes u otros establecimientos de consumo colectivo.

EL CONSUMO RESPONSABLE DE BEBIDAS ESPIRITUOSAS DEBIDAMENTE ETIQUETADAS, ES LA MEJOR GARANTIA DE SEGURIDAD Y CALIDAD.

Las bebidas espirituosas originales se distinguen por comercializarse provistas de su precinta fiscal adherida a sus tapones o cierres de forma que no puedan ser abiertos sin romperla.

EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS SIN EL CORRECTO ETIQUETADO PUEDE OCASIONAR GRAVES RIESGOS PARA LA SALUD, YA QUE NO GARANTIZA EL CUMPLIMIENTO DE LOS PRINCIPIOS DE SEGURIDAD ALIMENTARIA.

INFORMACIÓN OBLIGATORIA EN EL ETIQUETADO

La etiqueta de toda bebida espirituosa debe contener, al menos, la siguiente información:

  • Denominación de venta de la bebida.
  • Grado alcohólico.
  • Todos los ingredientes que puedan causar alergias o intolerancias.
  • Condiciones especiales de conservación o utilización, en el caso de tenerlas.
  • Cantidad neta.
  • El nombre o razón social y la dirección del productor o distribuidor que comercializa la bebida y es el responsable dentro de la UE.
  • Número de lote.

 

CÓMO DETECTAR BEBIDAS ESPIRITUOSAS FALSIFICADAS.

Para evitar consecuencias indeseables hay que prestar especial atención a determinados aspectos:

  • Adquirir bebidas espirituosas únicamente en establecimientos debidamente autorizados para su dispensación.
  • En la medida de lo posible solicitar siempre que las bebidas espirituosas se sirvan delante del consumidor.
  • No aceptar chupitos o bebidas, de botellas sin etiquetar o rellenadas.
  • No comprar bebidas espirituosas en webs desconocidas, sospechosas o en puestos de venta callejera.
  • No ingerir si  la bebida tiene un olor o sabor raro, fuerte o distorsionado.
  • Comprobar que el etiquetado no tenga faltas de ortografía, no se superpongan unas etiquetas a otras y que las letras sean nítidas.
  • Comprobar que su etiquetado no tiene borrado o alterado el código de lote que garantiza su trazabilidad.
  • Si el nombre de la marca es parecido a otra de especial relevancia, puede tratarse de una falsificación o imitación.
  • Los envases deben estar provistos de un precinto fiscal que se adherirá sobre sus tapones o cierres, de forma que no puedan ser abiertos sin romperlo. Éste es un documento timbrado y numerado, sujeto al modelo emitido por el Ministerio de Economía y Hacienda y fabricado por la Fábrica de Moneda y Timbre.

ACEPTAR BEBIDAS ESPIRITUOSAS SIN ETIQUETAR EXPONE AL CONSUMIDOR A TOMAR UN PRODUCTO SIN CONOCER SU ORIGEN O PROCEDENCIA.

CONSECUENCIAS DEL ALCOHOL FALSO O DE ORIGEN DESCONOCIDO

La ingesta de bebidas espirituosas falsas o de origen desconocido puede tener consecuencias nefastas para la salud del consumidor y su venta y adquisición comporta importantes perjuicios socioeconómicos tanto para las empresas como para el país.

  • Riesgo de venta a menores de 18 años: la edad legal mínima para comprar este producto son 18 años. Los vendedores ilegales no velan por la protección del menor de edad.
  • Pérdida de derechos del consumidor: Ante un problema con las ventas en webs de origen desconocido, en la calle o en locales sin licencia, no se pueden exigir responsabilidades al vendedor. Tampoco a la compañía si la bebida es de origen ilegal.
  • Mayores riesgos para la salud: si se consumen bebidas espirituosas sin etiquetar no pueden garantizarse los controles calidad y seguridad alimentaria suponiendo un riesgo para la salud, las bebidas pueden contener sustancias prohibidas por ley o no aptas para el consumo humano y perjudicar la salud de manera irreversible.
  • Desconocimiento del proceso de trazabilidad: el etiquetado de una bebida espirituosa es clave para conocer su origen, composición, grado alcohólico y supone una garantía de autenticidad y calidad.
  • Aumento de actividades delictivas: El comercio ilegal fomenta las actividades delictivas creando redes de venta ilegal, mafias, , etc.  lo que tiene consecuencias devastadoras para el Estado del bienestar y los servicios públicos.
  • Reducción de recaudación del Estado: Adquirir bebidas espirituosas que no tributan en España, falsificadas o que no facilitan dicha información, supone una reducción de los ingresos públicos, y, por tanto, afecta a todos los ciudadanos.
Share This