tarjetas-de-créditosUn total de seis asociaciones de consumidores de cinco Estados miembros -entre ellas las españolas ADICAE y ASGECO- han denunciado este martes en un acto organizado en la Eurocámara que la propuesta de la Comisión Europea para imponer un tope a las tasas interbancarias por pagos sin tarjeta podría tener los efectos contrarios a los que persigue y acabar aumentando las comisiones a los clientes.

Las organizaciones han reclamado a la Eurocámara y a los Gobiernos que corrijan la propuesta para garantizar que no perjudique a los clientes finales. A su juicio, las experiencias de otros mercados donde las tasas de intercambio se han reducido, como España, Australia o Reino Unido, demuestran que “los consumidores fueron los principales perdedores”.

En el caso de España “los resultados de la reducción tuvieron los efectos contrarios en los consumidores, que ahora pagan un 50% más de comisiones por tarjeta sin que los comercios repercutan los ahorros a sus clientes”, según ha dicho el representante de Adicae, Fernando Herrero, en un comunicado.

“Es más, durante este periodo los precios aumentaron un 25% más que la eurozona. Esto demuestra la existencia de riesgos obvios para los consumidores, independientemente de las diferencias en cada país”, ha insistido Herrero.

El manifiesto sobre las tarjetas de pago cuenta con el apoyo también de la Associaçao Portuguesa do Dereito de Consumo (Portugal), Cittadinanza Activa (Italia), Maatschappij voor Beter OV (Holanda) y Protectia Consumatorilor (Rumanía).

La propuesta de Bruselas en cuestión pretende imponer un tope a las “excesivas” comisiones interbancarias por pagos con tarjeta, hasta situarlas en un máximo del 0,3% del valor de la transacción en el caso de las tarjetas de crédito y del 0,2% para las de débito.

Estas comisiones están incluidas en los costes de los comercios por aceptar tarjetas de pago como Visa o MasterCard y se repercuten sobre los consumidores finales con precios más altos. Bruselas calcula que su coste es de más del 1% del PIB o 130.000 millones al año.

Fuente: lainformacion.com