• En consonancia con la posición de la Confederación de Asociaciones Familiares de la Unión Europea, COFACE Families Europe, en la cual esta asociada, ASGECO ha pedido a los eurodiputados españoles rechazar en su forma actual la propuesta que se votará en la próxima Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo (ENVI)

 

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo (ENVI) votará el 28 de septiembre sobre los criterios que deben utilizarse en la Unión Europea para identificar los productos químicos que alteran el sistema endocrino (EDC). Con respecto a los pesticidas, los criterios se adoptaron el 4 de julio, para los biocidas el 4 de septiembre de este año. COFACE Families Europe, una red pluralista de asociaciones de la sociedad civil que representan los intereses de todas las familias, quiere expresar su preocupación por la propuesta actual que ofrece una protección insuficiente a la salud pública y más específicamente a los grupos más vulnerables y al medio ambiente. COFACE Families Europe pide explícitamente a los miembros del Comité que rechacen los criterios propuestos.

Más y más estudios científicos muestran que el aumento de las enfermedades y trastornos hormonales en los seres humanos y en el medio ambiente puede ser la consecuencia de la exposición a los EDC. Los pertubadores endocrinos son una amenaza real para la salud pública con consecuencias potenciales como infertilidad, trastornos de la reproducción en hombres y mujeres, cáncer de próstata y de mama, anomalías congénitas, obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y pulmonares, trastornos neurológicos del comportamiento y desregulación del sistema inmune [1]. Los niños son aún más sensibles a los productos químicos tóxicos que los adultos, y la exposición prenatal a estas sustancias químicas es una preocupación importante.

Los criterios propuestos deberían rechazarse por las siguientes razones [2]:

  1. La carga de la prueba para identificar una sustancia como EDC es demasiada alta y las sustancias que son “potencialmente” perturbadoras del sistema endocrino no son cubiertas por los criterios (en otras palabras, junto con los “probados” y “presumiblemente” también los “potenciales” pertubadores hormonales deben ser considerados). Esta elevada carga de la prueba generará largos retrasos, tanto más cuanto la evaluación de riesgos existente se basa todavía en el análisis individual de las sustancias, por lo que no se consideran los posibles efectos multiplicadores.
  2. Los pesticidas y los biocidas especialmente diseñados con efecto perturbador de las hormonas sobre los insectos están exentos al azar y pueden permanecer como tales en el mercado. Sin embargo, estos productos químicos exentos pueden tener un impacto en otros organismos.
  3. Los criterios se aplican únicamente a los pesticidas y los biocidas, lo que no limita la exposición diaria. Todos los días estamos expuestos directamente a diferentes objetos y productos que contienen EDC, así como indirectamente a través del medioambiente cuando está contaminado con EDC. Esto no está en consonancia con los objetivos del Séptimo Programa de Acción Ambiental de la Unión Europea [3].

Se espera que estos criterios tengan consecuencias sobre toda la legislación química europea, ya que la Comisión Europea lanzará una estrategia sobre EDC en juguetes, cosméticos y materiales en contacto con alimentos. Es fundamental que los criterios presentados ofrezcan un alto nivel de protección de la salud pública y del medioambiente.

 

 

 


[1] Trasande et al. (2014) Estimación de los costes de la morbilidad por exposición a sustancias químicas perturbadoras del sistema endocrino en la Unión Europea.

[2] Véase también la alarmante carta de tres asociaciones científicas internacionales de endocrinólogos, explicando las deficiencias de los criterios propuestos: http://www.edc-eu-tour.info/sites/edc-eu-tour.info/files/field/document_file/joint_ese_espe_es_statement_on_edc_criteria.pdf

[3] Séptimo Programa de Acción Ambiental de la Unión Europea, § 54 (d): los efectos combinados de las sustancias químicas y las preocupaciones de seguridad relacionadas con los desórdenes endocrinos se abordan efectivamente en toda la legislación pertinente de la Unión, y los riesgos para el medio ambiente y la salud, especialmente en relación con los niños, asociados con el uso de sustancias peligrosas, incluyendo sustancias químicas en los productos, se evalúan y minimizan. Se determinarán las medidas a largo plazo con el objetivo de alcanzar un entorno no tóxico.