ASGECO se alegra que el Gobierno no haya sacado adelante hoy su propuesta de Código de Buenas Prácticas

Consideramos ineficaz, sesgada y contraria a los intereses de los afectados tal propuesta, que no garantizaría la devolución de la totalidad de lo indebidamente cobrado ni tampoco que la totalidad de los afectados vea reconocidos sus derechos

ASGECO mantiene que cualquier solución, judicial o extrajudicial, del problema ha de partir del respeto al principio de que se debe devolver TODO el dinero a TODOS los afectados

Con todas las razones jurídicas en sus manos, no cabe ahora pedir a los consumidores un nuevo esfuerzo de reclamación o de justificación de su caso

ASGECO pide obligar a las entidades a iniciar unilateralmente la eliminación de las clausulas en los contratos vigentes y la devolución de lo cobrado de más en todos los casos

Mientras tanto, recomendamos a los afectados no iniciar ninguna negociación con los bancos, asesorarse debidamente en una organización de consumidores

La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, se alegra que el Gobierno no haya sacado adelante hoy su propuesta de Código de Buenas Prácticas para facilitar la recuperación de las cantidades indebidamente pagadas por los afectados por las clausulas suelo, considerándola ineficaz, sesgada y contraria a los intereses de los afectados, la fórmula ofrecida por el Gobierno.

Hasta el momento la banca ha reaccionado ante esta situación intentando de todas la maneras evitar la devolución de las cantidades indebidamente cobradas. Algunas entidades llegaron a eliminar la cláusula a sus clientes sin que estos tuvieran que realizar reclamación alguna, pero en ningún caso se procedió a abonar lo pagado con antelación a menos que hubiera una sentencia judicial firme o amenaza de demanda ante los tribunales.

Proponer un Código de buenas prácticas voluntario, en el que no se obliga a las entidades a iniciar el procedimiento de devolución sin la reclamación de los afectados, hubiera sido por parte del Gobierno apoyar la postura de los bancos de intentar minimizar el daño producido por la cadena de sentencias judiciales desfavorables que ha culminado con la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Además tal propuesta no garantizaría la devolución de la totalidad de lo indebidamente cobrado ni tampoco que la totalidad de los afectados vea reconocidos sus derechos. Es más, al obligar a los consumidores a renunciar a cualquier demanda judicial posterior se vendría a reconocer que aquellos que se acogieran a este Código verían mermados sus derechos.

ASGECO mantiene que cualquier solución, judicial o extrajudicial, del problema ha de partir del respeto al principio de que se debe devolver TODO el dinero a TODOS los afectados, quedando para el acuerdo la manera y los plazos en que este principio se lleva a cabo.

Conviene recordar que esta oferta se produce cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el Tribunal Supremo español ya se han pronunciado sobre la nulidad de estas cláusulas y sobre el alcance de la indemnización a cobrar por los afectados. Con todas las razones jurídicas en sus manos, no cabe ahora pedir a los consumidores un nuevo esfuerzo de reclamación o de justificación de su caso, por no hablar de la renuncia a alguno de sus derechos. Los bancos han de asumir su responsabilidad, eliminar las cláusulas de sus contratos y devolver las cantidades pagadas de más. Cualquier otra cosa sería mantener en los balances de estas entidades unos importes que deberían estar en la cuentas de sus clientes.

ASGECO pide una acción política que obligue a las entidades a iniciar unilateralmente la eliminación de las clausulas en los contratos vigentes y la devolución de lo cobrado de más en todos los casos, incluidos contratos ya resueltos, clientes con sentencias firmes pero con reconocimiento parcial de cantidades, ejecutados hipotecarios, etc.

Mientras esto no se produzca recomendamos a los afectados no iniciar ninguna negociación con los bancos, asesorarse debidamente en una organización de consumidores y en su caso iniciar o mantener las demandas judiciales que hasta el momento han sido el instrumento mejor para recuperar todo su dinero.