seguros_vidaLa Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, aconseja extremar las precauciones a la hora de firmar un seguro de vida con un banco, e insta el consumidor exigir las mismas garantías que cuando contrata con una aseguradora clásica.   A menudo, cuando una entidad financiera nos concede una hipoteca, existe una venta cruzada de productos que en algunos casos nos supone una bajada del diferencial con respecto al Euribor o el índice pactado. Entre esos productos de la venta cruzada suelen, más que ofrecer, obligar a suscribir un seguro de vida.   El problema que se nos plantea es que los bancos nos hacen firmar una declaración de salud sin proponer las pruebas médicas pertinentes, lo que sí suelen exigir las aseguradoras clásicas. En caso de fallecimiento o invalidez, y en caso de existir alguna enfermedad previa no indicada en dicha declaración que en muchos casos se firma en blanco, las entidades no se hacen cargo del pago del seguro contratado.   Ante esta situación, y dada la carestía de estos seguros, sin las garantías suficientes de cobro, y en caso de que voluntariamente lo queramos suscribir, desde la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, recomendamos los siguiente:

  1. Evitar contratar ningún tipo de seguro con un banco o entidad financiera, y de contratarlo en caso del seguro de vida, no contestar la declaración de salud y obligar al banco a que ejecute las pruebas médicas que estime oportunas, que son gratuitas y dependiendo de los importes obligatorias.
  1. No firmar nada que no que no se haya leído detenidamente. Para lo cual nunca debemos firmar ningún documento en la notaria que no sean exclusivamente las escrituras. La confusión que se produce en estos actos hace que contratemos algunos productos de los que no nos han informado previamente.
  1. Actuar conforme marca la Ley y tres días antes de la firma de la hipoteca llevarse a casa la OFERTA VINCULANTE, y leerla detenidamente, además de utilizar los servicios de consulta de las asociaciones de consumidores como ASGECO. Una firma no estudiada convenientemente nos puede llevar a situaciones muy complicadas.